Artículos y notas recientes


Newsletter

Recibe gratis en tu e-mail más ideas para #hackearlavida y ser PADs.



Contacto

Invitaciones ›
eventos@aaronbenitez.com

Trabajar en Waterhouse ›
work@waterhouse.center

Trabajar en VERSE Technology ›
work@verse-technology.com

Comentarios en general ›
hola@aaronbenitez.com


Negocios

Plan de negocios e información para invertir en Waterhouse.

Plan de negocios e información para invertir en VERSE Technology.

Waterhouse

Lo siguiente es una especie de carta de amor desde mi papel de CEO de Waterhouse para nuestros clientes, colaboradores, socios, amigos, críticos y potenciales nuevos inversionistas.

The reasonable man adapts himself to the world; the unreasonable one persists in trying to adapt the world to himself. Therefore all progress depends on the unreasonable man.—George Bernard Shaw

Breve historia de Waterhouse

El lunes 12 de Julio del 2010 reuní a Marisol y Elizabeth en mi viejo departamento. Les mostré la idea de un centro de idiomas moderno con la misión de entrenar a sus alumnos en la adquisición de habilidades y confianza para desempeñarse profesionalmente en inglés en compañías internacionales. Informé que ya tenía tres puntos decididos: el nombre, la ubicación y el primer empleado. 

Se va a llamar Waterhouse, anuncié en tono triunfal. Nadie brincó de emoción. Ahora nos encanta el nombre pero en su momento nos sucedió lo que al fundador de Nike quien en el origen tampoco estuvo muy entusiasmado con la marca de su compañía.  

La pregunta que más recibo con respecto a Waterhouse es sobre el significado del nombre. Waterhouse es el apellido de una familia de filósofos naturales, científicos, ingenieros, hombres de negocios y en general nerds de la saga de Cryptonomicon y The Baroque Cycle. Cuando el primer personaje con ese apellido cruzó mi camino, quedé fascinado con lo simple y elegante de la combinación de dos palabras fundamentales y el sonido que nos regalan juntas. Supe que mi primer negocio iba a llamarse así años antes de siquiera saber el giro de lo que iba a co-fundar. Desde un punto de vista explicativo de su génesis —y como justificación— Waterhouse lo abrazo como algo internacional, fácil de pronunciar y sencillo de entender en sus raíces (todo el mundo sabe lo que es “water” y “house”). Es también suficientemente enigmático para despertar interés. Lo que yo buscaba con toda mi energía era diferenciar nuestro proyecto de otros sin alma bautizándolo de una forma que sólo tuviera sentido en el largo plazo. Usé todas mis fuerzas para evitar las palabras “inter-esto”, “americano-aquello”, “anglo-esto”, “inglés”, “school”, “institute”, “English” y demás que son la base de infinidad de propuestas promedio allá afuera en esta industria.

He aprendido que ningún nombre de marca que valga la pena tiene sentido en el origen. Es sólo con repetición y filosofía clara que el mercado la acepta. “Harmon Hall” es la escuela de inglés más conocida en México, pero casi nadie entiende que Harmon Hall no significa en sí nada más que el nombre de una sala de eventos/conciertos como el Albert Hall y etcétera. “Berlitz” es el centro de idiomas más respetado a nivel mundial y hoy nadie critica que sea un apellido. Ambos ejemplos lucen naturales a nuestros ojos, pero no siempre fue así. Imagina el día uno de publicidad de ambas: ¿Harmon qué?, ¿Berlitz? ¿qué es eso? Ya vivimos ese mismo camino de desconocimiento y crítica hacia el nombre de nuestra marca. Ahora la familiaridad del mercado con Waterhouse se ha ido acrecentando gracias a los años. Hoy sé que de las tres cuestiones con las que insistí que no habría negociación en la junta original de socios en 2010, la de llamarnos Waterhouse fue la única correcta.

Esa noche hicimos números básicos, nos pusimos de acuerdo con nuestros ahorros, préstamos y tarjetas de crédito, brindamos y tres amigos iniciamos la aventura con mucho más entusiasmo que entendimiento de qué demonios era en lo que nos estábamos metiendo. Conseguir que los administradores de la plaza que tenía en mente me permitieran rentar un espacio me tomó seis meses de convencimiento hasta que finalmente decidieron pedirme el dinero y aceptar los documentos de la casa de mis papás como garantía de que iba en serio.  

En Diciembre de ese mismo año renuncié a mi posición de coordinador académico y próximo supervisor de Harmon Hall. Mi mundo mental era pequeño, así que en aquel entonces permití que mucho drama personal a mi alrededor me engañara con la idea de que lo que estaba haciendo era un escándalo mayúsculo, algo inaudito y etcétera, etcétera. Hoy lo veo como lo que es: un sencillo paso que mi ego quiso magnificar para sentirme más importante. Ahora entiendo que lo importante no es aquello que anuncio, sino lo que consigo ejecutar bien.

Elizabeth, el chico de ventas, una maestra y un par de familiares pasamos Enero trabajando en mi primer departamento de soltero. Marisol siguió todavía varios años trabajando para Schlumberger en el extranjero. El lunes 7 de Febrero de 2011 por fin nos mudamos formalmente a operar en Waterhouse. El 21 comenzamos con un par de semanas de clases gratuitas de prueba a amigos y familiares en nuestras primeras instalaciones con amplitud apenas para tres salones y una oficina ubicado en el local 4 de Plaza Tec frente al Instituto Tecnológico de Veracruz, alma mater de Marisol y mía.

Nuestro primer curso con alumnos pagados inició el lunes 7 de Marzo de 2011.

There was no turning back.


Waterhouse Center

Lo que comenzamos llamando Waterhouse es ahora Waterhouse Center [ www.waterhouse.center ], escuelas con cursos de inglés presenciales para adultos, adolescentes y niños en sesiones diarias de lunes a jueves o en fines de semana ya sea sábado o domingo.

Durante los años en mis posiciones en Harmon Hall me dediqué a dar lata a los dueños y directivos principales con propuestas de mil y un cosas que podíamos implementar para crear una mejor experiencia. Creo que les gustaba mi ímpetu, ingenuidad, redacción y ejecución porque me fueron ascendiendo aunque raramente aprobaban alguno de los cambios que les sugería.

Waterhouse Center es el resultado de muchas de esas propuestas que fueron ignoradas en Harmon Hall. 

Promovemos

  • Sesiones dinámicas (que los alumnos no estén sentados aletargados todo el tiempo).
  • Temas actuales (ejemplo: cómo interactuar con tu chófer de Uber en inglés). 
  • Ejecución moderna (ejercicios redactando e-mails, enviando notas de audio en WhatsApp, etcétera).
  • Confianza para hablar con extranjeros que colaboran con nosotros en sucursales todo el tiempo.
  • Tecnología moderna para interactuar con el cliente en Instagram, etcétera.
  • Publicidad con valor desmedido más allá de comerciales “compra, compra, compra”.
  • Workshops mensuales gratuitos de tecnología y negocios para nuestros clientes.
  • Arquitectura que nos entrene en la forma de trabajo transparente y minimalista que es la tendencia del mundo corporativo actual.

Atacamos

  • Dependencia a responder ejercicios en el libro para “sentir que aprendí algo”.
  • Adicción a tareas largas y sin sentido para pensar que “el repaso nos sirve” cuando en realidad no hay internalización dura de largo plazo.
  • Aprobación de exámenes individuales que no nos entrenan para interactuar determinadamente ante desconocidos nacionales y extranjeros.
  • Certificaciones como si fueran el objetivo más importante del idioma.
  • Calificaciones como si fueran métricas certeras de avance (todos hemos obtenido buenas notas en áreas como música, biología y matemáticas y eso no se correlaciona con un dominio genuino del asunto). 

Waterhouse Center no es perfecto. Aún cometemos errores en muchas cosas. Pienso en el iPhone y su eterna lista de versiones e iteraciones. Jamás estará completo. Jamás estará terminado. Waterhouse Center siempre podrá ofrecer cursos con un nuevo tipo de experiencia en clase (en estos días estamos implementando sesiones con realidad virtual, por ejemplo). Tenemos objetivos como llegar al punto donde nuestro servicio puede ser tan reconocido como el de empresas del estilo de American Express, por citar algo aspiracional.

Uno de los puntos que más me sugieren amigos, lectores, socios y clientes es dar clases de inglés en línea por la conveniencia que eso implica. Es cierto. La velocidad y escalabilidad de un negocio digital son fantásticas, pero lo haremos en otras áreas a las que vemos un mayor potencial estratégico. La “fisicalidad” de Waterhouse Center es nuestro gran activo.  


Waterhouse Services

A partir de 2019 ofrecemos capacitación de inglés a empresas y gobierno a través de Waterhouse Services [ www.waterhouse.services ]. La fortaleza de nuestra oferta radica en

  • Servicio profesional constante de instructores mexicanos y extranjeros.
  • Sesiones en vivo y adaptadas a las necesidades del cliente (no es la típica plataforma rígida de memorización y exámenes con un chat ocasional y ya).
  • Facturación rápida y correcta.
  • Líneas de crédito institucionales.
  • Flexibilidad para que la organización escoja fechas y horarios.
  • Paquetes claros.

Waterhouse Services es una propuesta moderna para instituciones medianas y grandes, logrando con esto expandir nuestro mercado a nivel nacional de forma digital y por ende escalable.

Con Waterhouse Services incursionamos por primera vez de forma sistemática al reto de las ventas negocio-a-negocio y negocio-a-gobierno (B2B y B2G por sus siglas en inglés). En esta primera etapa estaremos enfocados en capacitación en inglés, pero la intención en la próxima iteración es ofrecer chino, alemán, francés y otros idiomas que las organizaciones necesiten. Tenemos una estructura ágil con un equipo distribuido en varios países que trabaja bajo demanda.


Waterhouse Network

Otra línea que tenemos en ejecución desde 2018 ya con más de mil participantes es Waterhouse Network [ www.waterhouse.network ], un grupo de personas interesadas en negocios, tecnología, educación, arte, futuro y demás temas. La intención es convertirnos en el vértice que agrupa a una comunidad de lo que llamamos PADs (Personas de Alto Desempeño) a través de artículos, nuestra comunidad exclusiva en Facebook y eventos presenciales un par de veces al año en lugares como Ciudad de México y otras importantes sedes internacionales.

Waterhouse Network no está enfocado en inglés o idiomas. Su misión es contraatacar la soledad de la mente de ingenieros, artistas, empresarios, universitarios, programadores, bailarinas, deportistas y todo tipo de personas haciendo cosas geniales allá afuera pero que su entusiasmo y nivel de ejecución no encuentra eco. Al igual que Facebook no inventó la amistad ni Coca-Cola la felicidad, nosotros no inventamos el alto desempeño, pero podemos ponernos en medio de ello y construir algo grande donde todos ganemos.

En 2019 seguiremos aumentando la cantidad de miembros de Waterhouse Network con el objetivo de duplicar la membresía actual a través de un nuevo blog con artículos de alta calidad de los participantes actuales y las interacciones diarias en el grupo exclusivo de Facebook. Comenzaremos con nuestro primer gran evento para 250 personas en el primer trimestre de 2020.


Waterhouse University

Antes:

  • Saber leer y escribir era fundamental para tener acceso a oportunidades profesionales interesantes. Nadie te da hoy acceso especial a nada porque sepas leer y escribir.

Después:

  • Saber computación e inglés resultaban los caminos para expandir nuestras posibilidades. Nadie se vuelve loco hoy porque le digas que sabes usar una computadora y hablar inglés. Es lo menos que se espera de ti.

Hoy:

  • Quien no domine temas de negocios y tecnología a un nivel de entendimiento arriba del promedio se mantendrá estancado. El dominio de esta combinación (negocios + tecnología) es lo que marca la tendencia entre los que consiguen resultados sorprendentes.

Waterhouse University [ www.waterhouse.university ] es un esfuerzo por ofrecer una plataforma con contenido claro, directo y constantemente actualizado sobre las revoluciones en negocios y tecnología que se anuncian un día y suceden al otro. La intención es que nuestros clientes digitales de todo el mundo puedan tener un ritmo claro de comprensión de temas clave a través de cursos y foros que destilan lo más relevante de negocios y tecnología con expertos de clase mundial que comparten sus notas desde la trinchera, no desde un punto de vista teórico. Iniciamos el programa en el segundo trimestre de 2020.


De qué hablo cuando hablo de Waterhouse

Waterhouse Center. Waterhouse Services. Waterhouse Network. Waterhouse University. Tantos nombres podrían resultar confusos, pero la realidad es que en el lenguaje actual de los negocios de clase mundial, las cosas tienen nombre y apellido:

  • Apple Music
  • Microsoft Windows
  • Amazon Prime
  • Facebook Live

Los nombres y apellidos de las diversas operaciones de Waterhouse no son la excepción.

Cuando hablamos de Apple en general hablamos de sus apps, sus computadoras, sus dispositivos, sus tiendas, etcétera.

Cuando hablamos de Microsoft hablamos de su nube, sus sistemas operativos, sus servicios SaaS, sus eventos.

Cuando hablamos de Amazon hablamos de su contenido, sus ofertas, su portal, sus tarjetas.

Cuando hablamos de Facebook hablamos de sus apps y sus divisiones.

Para que nos entendamos: cuando yo hablo de Waterhouse hablo del universo que podemos abrazar para expandir las oportunidades de personas y empresas.

Waterhouse como un solo nombre engloba nuestras cuatro operaciones actuales. El domino www.waterhouse.education es el nombre comercial de Operadora Waterhouse, S.A. de C.V., la compañía papá de Waterhouse Center, Waterhouse Services, Waterhouse Network y Waterhouse University.

Waterhouse = Waterhouse Education = www.waterhouse.education = Operadora Waterhouse, S.A. de C.V. = Operadora Waterhouse = Operadora.

Waterhouse no es una escuelita de inglés.

Waterhouse es

  • un grupo de empresas
  • con soluciones para expandir las oportunidades de personas y organizaciones
  • en todo el mundo
  • a través de cursos presenciales y a distancia de idiomas y habilidades de negocios y tecnología, productos digitales y servicios profesionales.


Estrategia 2019-2029

A grandes rasgos, Waterhouse generará recursos  con

  • Waterhouse Center
  • Waterhouse Services
  • Waterhouse Network
  • Waterhouse University

Waterhouse Center: abriremos sucursales en México y potencialmente en otros países de habla hispana a través de capital de fondos de inversión y franquicias.

Waterhouse Services: expandiremos agresivamente sus ventas corporativas y gubernamentales de servicios digitales de capacitación en idiomas (inglés, español, chino, alemán, francés y otros) y otras áreas (psicología, recursos humanos, management, etcétera) a organizaciones internacionales y empresas globales.

Waterhouse Network: venderemos semestralmente eventos masivos presenciales para la comunidad internacional de PADs en sedes nacionales y extranjeras.

Waterhouse University: implementaremos una variante del modelo de income-share agreement (aprende-primero, paga-después) de Lambda School sosteniendo el esfuerzo con levantamiento de capital de fondos especializados.


Grandes tropiezos de Waterhouse

He cometido errores de ambición, como los describió Maquiavelo en sus consejos al príncipe. Los dos más importantes:

  • Distracción con otros negocios. 
  • Expansión en el momento incorrecto.

Distracción con otros negocios: Después de Waterhouse, lancé con socios otras empresas. Aunque lo intenté por un tiempo, la falta de una sólida estrategia coherente, mi lentitud para crear el equipo de trabajo adecuado para cada compañía y el rápido consumo de recursos sin retorno inmediato nos llevaron a tomar decisiones duras como poner en pausa varios de estos negocios y dividir nuestro tiempo de forma precisa. Creo que hacer todo lo que uno quiere es posible, pero he aprendido que poder ejecutar todo ello con éxito al mismo tiempo es bastante complicado. Confiado en que ya había dominado la operación de Waterhouse —mi primera empresa— delegué al extremo y la suma de los años que me enfoqué en crecer las demás crearon un vacío entre lo que yo sé que Waterhouse tiene que ser y en lo que distorsionadamente se estaba convirtiendo.  Desde mi regreso en el último trimestre de 2017, he tenido que tomar más decisiones duras para revertir el curso. Los resultados apenas comienzan a vislumbrarse y van a seguir tomando tiempo pero creo que viramos hacia el camino que más conviene a Waterhouse.

Expansión en el momento incorrecto: Cuando regresé al día a día de las operaciones de Waterhouse, me di cuenta que expandir el modelo actual nos iba a traer más caos porque faltaban muchas procesos por optimizar. Esto ha implicado cancelaciones de acuerdos con socios e inversionistas, conversaciones duras y negociaciones largas. Mi ego quería abrir más sucursales de Waterhouse Center pero se impuso la visión de hacer las cosas bien aunque ello duela. Decidí pausar la expansión nacional hasta llevarla a cabo con capital experto de fondos de inversión especializados y franquicias.

Todo el drama anterior no es para desahogarme o llorar virtualmente. Me interesa compartir con ustedes —colaboradores, socios, potenciales inversionistas, amigos, familia— algo que es estándar para el éxito: el entendimiento de nuestros errores y la reflexión desapasionada para generar una mentalidad más dura y flexibilidad emocional que nos empujen a avanzar con más determinación y orden.

No hay ninguna historia de éxito en el mundo de las cosas que valen la pena que no conlleve una serie de tropiezos que en retrospectiva pueden lucir tontos y predecibles. Esto no es para excusar mis malas decisiones. Es para poner perspectiva. Lo que más he aprendido es que todo mundo es experto en la teoría pero eso no equivale a ser experto en la ejecución.

Puedo poner muchos adjetivos a la aventura Waterhouse, pero aburrida no sería uno de ellos.

Aviso a las queridas personas inversionistas interesadas en comprar acciones de Waterhouse que es 100% seguro que seguiré cometiendo errores al frente de la empresa. Garantizo que serán errores nuevos y que los atacaremos con mejor velocidad, precisión, sofisticación y entendimiento. Seguirán —eso sí— siendo errores de ambición. Tiene que ser así porque el día que no sean errores nos llevarán a donde todos queremos llegar.

“Al que abandona no le toca premio”, leí hace poco por ahí. El premio es grande. Superar la marea en la oscuridad es el impuesto a pagar.


Grandes triunfos de Waterhouse

Vienen a mi mente tres que destacan:

  • Equipo de trabajo genial.
  • Misión global clara.
  • Socios cada vez más visionarios.

Equipo de trabajo genial: Profesionistas ultracomprometidos. Con gran actitud. Con gran flexibilidad para dedicarse a diferentes áreas sin complejo o actitud de bajo desempeño.

Misión global clara: Expandir las oportunidades de personas y empresas. Esto nos da libertad para romper la limitante de pensar que Waterhouse está solamente relacionado con enseñar inglés o dar cursos nada más. Podemos ahora involucrarnos en cualquier situación que tenga como finalidad impulsar a individuos y organizaciones, ya sean servicios, productos, en lo físico y en lo digital, en México y en el extranjero. Waterhouse tiene claro cómo hacerlo en esta segunda etapa de su vida (la primera fue 2010 a 2018, ésta es 2019 a 2029): a través de operaciones muy específicas llamadas Waterhouse Center, Waterhouse Services, Waterhouse Network y Waterhouse University.

Socios cada vez más visionarios: Las personas que hoy compran acciones de Operadora Waterhouse, S.A. de C.V. son principalmente profesionistas con miras de inversión a largo plazo, que apuestan por el conocimiento y ejecución cada vez más elevados de quienes estamos al frente de todo esto. Esta confianza es invaluable.

Hay muchas cosas increíbles que hemos logrado en Waterhouse en términos operacionales, académicos y administrativos. No es el punto de este artículo escribir un reporte detallado sino elevar la conversación y el entendimiento de lo que nuestra empresa realmente es. Todos esos otros pequeños logros no listados aquí son parte del carácter que se asoma naturalmente en nuestra ejecución y filosofía. 


Nuestras columnas

No podemos construir una empresa de clase mundial sin una fuerte filosofía interna del por qué hacemos lo que hacemos y el método para ello. Insisto en la palabra “filosofía” porque creo que es la base de cualquier tipo de éxito personal o corporativo que podamos lograr. 

Una filosofía genial nos regala la oportunidad de construir la cultura organizacional que deseamos. La manera en que los fundadores y managers nos comportemos y pensemos dicta sin lugar a dudas el ritmo de todos los demás. Hay quienes se preocupan por poner de forma bonita en una frase “los valores de la empresa” pero no los ejercen adecuadamente. Creo que valores son aquellas cosas que genuinamente cuidamos de forma natural. 

Nosotros en Waterhouse no llamamos “valores” eso que realmente procuramos porque la palabrita no nos inspira. Preferimos “columnas” porque aquí estamos construyendo algo grande y sin tal elemento vital no hay manera de crecer.

Comparto con ustedes la explicación individual de la mentalidad que buscamos implementar todo el tiempo en nuestra organización a través de la alineación filosófica con nuestros colaboradores:

  1. Introducción a las Columnas de Waterhouse
  2. Anticipación
  3. Ownership
  4. Precisión
  5. Largo Plazo
  6. Cero Dramas
  7. Valor Desmedido
  8. Optimización
  9. Dureza Mental
  10. Disciplina Emocional
  11. Make It Fucking Uncomfortable (MIFU)
  12. Awareness
  13. Disagree & Commit (D&C)
  14. Intercambio de Prioridades en Tiempo Real (IPTR)
  15. Constant Self-Assessment
  16. Conversaciones Difíciles
  17. Procesamiento en Paralelo
  18. Cosmopolitismo
  19. Política y Diplomacia
  20. Entusiasmo vs Ecuanimidad
  21. Estrategia
  22. Abogados Internos
  23. Personalidad Coherente
  24. Agradabilidad
  25. Engineering Thinking
  26. Resourcefulness
  27. Intelectualidad
  28. High Expectations
  29. The Waterhouse Success Book
  30. Conclusiones

Notas para socios

Cuando iniciamos con todo esto, los únicos socios éramos las personas que ves en la foto. Luego decidimos invitar a más personas dado que acelerar los resultados en todo sentido siempre ha sido una especie de obsesión que compartimos. Hoy tenemos socios en los diversos niveles de Waterhouse y sus líneas de operación. Agradecemos su paciencia para la construcción de las promesas que hemos hecho. 

Hay una frase que me encanta para medir el nivel de involucramiento de una persona en un negocio: skin in the game (algo así como “jugarse el pellejo”). 

Las tres personas con más skin in the game en todo esto somos —nuevamente— las de la foto. No hay nadie en todo el universo que tenga más interés personal que nosotros por conseguir que todo esto funcione más optimizadamente y que explote incluso más. Me gusta resaltar el hecho de que no somos un par de jóvenes ingenuos y entusiastas jugando con dinero ajeno a vamos-a-hacerla-de-emprendedores. Somos personas con familias, con bastante experiencia, somos profesionistas serios recorriendo un camino que definitivamente no es el más fácil del mundo pero que una vez que lo dominemos hará que cualquier espera haya valido la pena.

Comparto esto públicamente porque lo digo en cada reunión: si mi equipo lleno de personas inteligentes, entusiastas, visionarias, creativas y ecuánimes y yo no podemos resolver todos los retos que tenemos frente a nosotros, ¿entonces quiénes son las personas que crean las empresas trascendentales que admiramos? ¿de qué demonios están hechos? ¿de dónde vienen? Puedes culpar a mi ego si gustas, pero no concibo que lo que queremos alcanzar lo logren personas que lean, estudien, ejecuten, analicen y retomen sus ideas de manera muy diferente a como lo estamos haciendo.

Viene nuevamente la frase que me taladró los ojos: el que abandona no tiene premio. Gracias por seguir en el barco. Tenemos muchos puntos por mejorar en nuestros procesos de trabajo con ustedes, queridos socios, y en ello estamos. Todo puede ser siempre mejor. Y cuando la expectativa es tan alta como la que hemos ido construyendo, la demanda por ver los resultados es mayor. Lo entendemos y lo abrazamos. Seguimos en todo ello. 


El por qué de Waterhouse

Dice Simon Sinek que el éxito de empresas trascendentales se basa en compartir adecuadamente la razón por la cual hacen las cosas. 

¿Por qué Waterhouse?

Porque creemos que combatiendo el ruido del mundo las personas pueden enfocarse en mejores oportunidades personales y profesionales. Creemos que todos nos podemos beneficiar del impulso constante del alto desempeño. Creemos en que siempre podemos acceder a una visión superior de las cosas. Waterhouse no da clasecitas de inglés. Waterhouse vive la frase cliché pero cierta de construir un mundo mejor. Los idiomas, los negocios y la tecnología son los vehículos que hemos elegido para atacar la distracción y el desenfoque al que como sociedad nos volvemos fácilmente adictos. Nuestras armas son cursos presenciales y digitales y eventos frente a frente y por internet. 

Waterhouse existe porque lo que generalmente llamamos educación es mero adoctrinamiento, memorización, documentos. Estamos en el año 2019. Este asunto de la educación puede y tiene que hacerse mucho mejor. ¿Por qué no? Todo lo que logra subir de nivel primero tiene que ser fuertemente retado. 

Nos inspira el trabajo filantrópico de Bill Gates. Nos inspira la ejecución de Elon Musk. Nos inspiran los modelos innovadores de Lambda School, Platzi, Laboratoria. 

Waterhouse existe porque la alternativa es dejar que todo siga igual y sumarnos a los que se quejan pero no pasan de ahí.


Notas para potenciales inversionistas

You don’t need eyes to see, you need vision.
—”Reverence”, Faithless

Algunos filtros para hacer de todo esto una mejor experiencia para ti y todos nosotros:

Si buscas certidumbre total y rápida, la recomendación más cercana es que mejor inviertas en aburridos bonos de gobierno. Los aburridos bonos de gobierno son besos que te da en la mejilla la chica que te gusta pero que no siente lo mismo por ti: quisieras mucho más, pero eso es todo lo que vas a recibir y ni modo, te tienes que conformar.

Para obtener resultados geniales en el mundo de las inversiones no necesitas ser un profesional de las finanzas, simplemente usar el horizonte de trabajo con el que ellos operan. Adquiere acciones de Waterhouse pensando en un retorno de cinco a ocho años. La culpa nunca es de quien nos intenta vender magia, es nuestra si creemos ciegamente en que seremos ricos de un día para otro.

La compra mínima de acciones anda alrededor de MXN$250,000.

Revisa nuestro plan de trabajo a detalle, la proyección financiera y demás. Te enviamos todo vía correo electrónico. 

Como dice la canción, no necesitas ojos para ver, necesitas visión.

Si compartimos la visión, genial. Envíame un mensaje a aaron@waterhouse.center


Reflexión final

Platicaba en la oficina de un amigo dueño de un banco que cotiza en la Bolsa.

Una vista magnífica de la ciudad.

Libros de los que hablamos por horas.

Sintiendo un poco de tonta pena, compartí algunos de los retos que tengo al frente de mis negocios. Quise minimizar la importancia de los problemas que tengo con respecto a los suyos que son de amplia envergadura a diario. Me cortó en seco:

El tamaño es diferente, Aaron, pero la dificultad se siente igual.

El glamour de fundar empresas, salir en revistas y ser invitado a eventos puede cegar a muchos. Es importante entender que el precio a pagar por lograr las cosas que no todos conquistan exige definitivamente lo que casi nadie quiere dar: ecuanimidad, persistencia, determinación, dureza mental, conversaciones difíciles, todo lo que insisto en las columnas de Waterhouse.

Hay mucha buena voluntad dentro y alrededor de la idea Waterhouse, pero también hay muchos críticos, como es tan sólo natural cuando osamos ofender emocionalmente a la distancia con nuestras decisiones controversiales.

Ideas sobre qué debería hacer, cómo, por qué, lo que debería eliminar, a quién debería contratar, cómo debería cambiar el marketing, en qué debería y en qué no debería enfocarme, bueno, las recibo a diario por todos lados. Gracias. Hay un plan. Y no es perfecto. Pero es por el que yo me haré responsable.

En mis conferencias remarco la importancia de filtrar entre opiniones y consejos. Le digo a los participantes que los consejos vienen única y exclusivamente de parte de quien ya ha conseguido lo que nosotros estamos luchando por obtener. Todo lo demás es una opinión. Y pueden haber muy buenas e inteligentes opiniones allá afuera, pero la forma en que abordo el asunto es que es mi vida y el golpe de las malas decisiones lo sufro directamente yo, así que por esa simplemente razón hago que mi opinión sea la más importante dentro de mi radar.

Estoy tomando consejos de gente que ha construido grandes empresas.

Estoy tomando consejos de gente que ha construido grandes equipos de trabajo.

Estoy tomando consejos de gente que ha construido una vida genial.

Lo hago a través de los libros que han publicado, los artículos que se han escrito de ellos, los episodios de podcasts que graban y las ocasionales conversaciones frente a frente que tengo suerte en poder mantener con algunos de ellos. 

Todos esos grandes hombres de negocios consolidados coinciden en que la fase de la lucha es la que divide a los que tienen éxito de los que no. La lucha es donde las decisiones no son claras, los recursos son limitados y los buenos resultados toman eones para manifestarse. Waterhouse está ahí, en esa etapa. 

Es una etapa durísima en lo mental. ¿Se sufre? Claro. Bastante.

Y decidí hace muchos años que si voy a sufrir, será sólo para lograr que Waterhouse sea una compañía internacional y reconocida.

Trascendental.

Again: trascendental.