Modo JOMO

Medidas personales fuertes para conquistar tu tiempo.

Llevo meses desde que desinstalé Twitter, Facebook y LinkedIn de mi iPhone. Al principio fue bastante frustrante porque estaba acostumbrado a crear posts con ideas y hacks en tiempo real y compartirlos rápidamente. Me discipliné a tomar notas y vaciarlas en estas redes únicamente en instantes específicos frente a una computadora.

Hay algo llamado FOMO, que significa «Fear Of Missing Out», el miedo a no enterarte de algo que circula en redes sociales. Ya sabes, una foto de tus amigos, un video viral, una nota dramática. Lo opuesto al FOMO es el JOMO, «Joy of Missing Out», la alegría de eso, de no enterarte de muchas cosas.

Estar en modo JOMO ha reducido de manera espectacular la ansiedad que naturalmente me invadía cuando vivía comparándome constantemente con las aparentes vidas perfectas y éxitos rápidos y fáciles que todo mundo presume en internet.

Minimicé a niveles drásticos el droomscrolling —explorar posts adictiva e infinitamente sin ningún objetivo— gracias a esta rutina de no poder revisar mis redes sociales.

En este tiempo de desintoxicación digital, he lanzado con éxito media docena de cursos con cientos de alumnos, cuatro libros digitales y dos impresos y varias entrevistas en formato largo. He atendido también mucho mejor a clientes de mi servicio de coaching. Algo bastante contraintuitivo es que he conseguido aumentar mi audiencia.

Mucha gente argumenta que es imposible para ellos copiar esta idea porque no podrían atender bien a sus prospectos si no están pegados todo el tiempo a las redes en su celular. La realidad es que si accedes a Facebook, LinkedIn y Twitter desde tu computadora, tienes muchas más herramientas a tu disposición y funcionas de manera más profesional.

La gente que está construyendo cosas trascendentales no tiene notificaciones actividades en su celular. Suena intenso, pero analízalo: todo el mundo reacciona de manera automática a un dispositivo que exige nuestra atención ya, now, ahora. Hacer lo opuesto es la señal más fuerte que puedes enviar de dominio supremo de tu concentración y ejecución.

No sé si necesitas leer algo como esto para tomar medidas personales fuertes contra esta situación de redes sociales que nos roba cantidades astronómicas de tiempo y atención, pero espero que si implementas este hack puedas usar tu tiempo y atención recuperados en construir cosas que te ayuden a optimizar tu existencia.

Optimiza tu existencia. Eso es hackear la vida.

Comparte la idea ↓