Artículos y notas recientes


Newsletter

Recibe gratis en tu e-mail más ideas para #hackearlavida y ser PADs.



Contacto

Invitaciones ›
eventos@aaronbenitez.com

Trabajar en Waterhouse ›
work@waterhouse.center

Trabajar en VERSE Technology ›
work@verse-technology.com

Comentarios en general ›
hola@aaronbenitez.com


Negocios

Plan de negocios e información para invertir en Waterhouse.

Plan de negocios e información para invertir en VERSE Technology.

Mal malabarista.

Y aquí el truco del día: ¿qué “errores” podrías cometer que no te hagan lucir bien pero te empujen hacia tu objetivo? Vemos al malabarista callejero intentar su suerte con cuatro pelotas en el aire. Parece que lo va a lograr. Dos caen. Las levanta y lo vuelve a intentar. Vuelven a caer. Ataque de pena ajena a quienes cómodamente esperan la señal verde del semáforo dentro del carro. Rápidamente le dan varias monedas. La vida continúa. “Qué feo que se le hayan caído las pelotas”, dice Fer. “Sí, pero parece que le dieron más dinero”. Reímos cínicamente. “¿Y si lo está haciendo a propósito?”, pregunto a mi esposa un par de minutos después. Concluimos que esto de la torpeza fingida de nuestro malabarista analizado es altamente probable. Piénsalo así: algo que intentas hacer bien te genera equis. Cuando te sale mal, te genera equis a la ene. ¿Por qué insistir en hacer bien las cosas si la lástima generada en los espectadores pone más moneditas en tu bolsa? La primera ocasión en que las pelotas salieron de su curso diseñado fue accidental. Las siguientes fueron estratégicas. De accidental a estratégico sólo se necesita perspicacia e inteligencia callejera. Get both.