Artículos y notas recientes


Newsletter

Recibe gratis en tu e-mail más ideas para #hackearlavida y ser PADs.



Contacto

Invitaciones ›
eventos@aaronbenitez.com

Trabajar en Waterhouse ›
work@waterhouse.center

Trabajar en VERSE Technology ›
work@verse-technology.com

Comentarios en general ›
hola@aaronbenitez.com


Negocios

Plan de negocios e información para invertir en Waterhouse.

Plan de negocios e información para invertir en VERSE Technology.

ESTE LADO DEL PUENTE

Cuando alguien me rebasa en el largo bulevar donde suelo correr, el primer impulso que me ataca es ajustar mi ritmo para competir. Mi naturaleza me invita a no quedarme atrás. Esto lejos de lo “inspirador” que pueda sonar es una tontería en el nivel estratégico de la vida. Ese corredor que marca cuatro minutos cincuenta segundos por kilómetro tiene toda una infraestructura personal, biológica, social y deportiva a su servicio para alcanzar ese tiempo. Yo con mis cinco cuarenta soy dueño de otro tipo de infraestructura que sirve a mis propósitos menos acelerados. Te comento esto porque lo mismo ocurre en el mundo de los negocios. ¿Quieres una forma fácil y rápida para poder distinguir a un emprendedor de un empresario? Lo más aproximado que te puedo decir es que un emprendedor toma decisiones de vida a muerte dieciocho de las veinticuatro horas del día y seis de los siete días de la semana. Cuando no lo está haciendo es porque no puede salir de la cama de lo exhausto que está mentalmente. El empresario también toma decisiones de vida o muerte para su compañía pero éstas son ocasionales y no lo hace solo o con la misma prisa. Para llegar a tener esa “tranquilidad” de decisiones de un buen empresario tenemos que pagar el impuesto de haber tomado muchas decisiones difíciles en cortos periodos de tiempo de forma intensiva y haber conseguido que la mayoría de ellas fueran acertadas al sumarlas. Si a nivel personal eres alguien lleno de dudas e inacción todo el tiempo, si a nivel personal te estresa decidir algo, si a nivel personal te cansas y sudas por cuestiones minúsculas, hazte el gran favor de tu vida y todavía no te lances a jugar al emprendedor. No estás listo. ¿Cómo entrenarte? ¿Cómo crear la infraestructura que te soporte como emprendedor primero y empresario después? Haz que tu vida fluya con decisiones rápidas y constantes. Y no tengas miedo del resultado de cada una. Enfócate en lo que te van a entregar al sumarlas. Con que la mayoría estén bien, será genial. Dominado esto, te esperamos de este lado del puente.