DDMs

Días de mierda.

Si estás teniendo un DDM (Día de Mierda), descarrílalo abandonando todo lo que tenías planeado para el resto de la jornada. Siéntete mal. Deprímete. Llora. Haz el drama que corresponda. Pero todo hoy. ¿Mañana? Mañana te levantas temprano, haces ejercicio a morir, te das un delicioso baño, te vistes genial, usas tu perfume más ganador, desayunas de forma poderosa y sales al mundo con actitud de bestia del éxito en lo que sea que hagas. No dejes que a un DDM lo siga otro. Cuando los DDMs se juntan, se besan fácilmente y de repente tienes TDM (Temporadas de Mierda). Evita siempre esto. Cuenta el número preciso de DDMs que tienes al año. Esta es una estadística fantástica para determinar tu calidad de vida.

Comparte la idea ↓