Criptojuegos

Play-to-Earn (P2E).

Los videojuegos prácticamente cobran 100% de impuestos. Todo es para ellos: las ventas de sus historias, membresías y productos virtuales. Este margen de ganancia suena genial. Al mismo tiempo, es también su vulnerabilidad más grande.

Las empresas que no migraron de forma rápida y precisa de cartuchos físicos a sistemas multijugador en línea sufrieron un golpe mortal. Te lo digo porque veremos ocurrir de nuevo esto en versión crypto-reloaded mucho más acelerada.

La tecnología cripto —también conocida como Web 3.0— está alterando todos los ecosistemas digitales. El estándar será que la ganancia generada en cualquier sistema/plataforma/aplicación blockchain se distribuirá naturalmente entre sus usuarios. Si necesitas un ejemplo de cambio de paradigma, éste es uno perfecto.

Suena raro y exótico, claro. Es como si en 1985 —en plena fiebre de Super Mario Bros.— alguien hubiese hecho la radical predicción de que en el futuro esta industria de los videojuegos no iba a basar su modelo de negocios principal en vender consolas, accesorios y títulos sino en ofrecer skins, armas y habilidades en tramas de acceso gratuito en servidores remotos donde participas en tiempo real con desconocidos de todo el mundo sin importar el idioma. No hay manera de aventar la mente fácilmente así. Toma tiempo para ser bien procesado.

Sumérgete a profundidad en todo lo relacionado con la Web 3.0, alias cripto. Entiende que toda tecnología genuinamente innovadora es un ataque filosófico implacable a nuestra concepción del sistema del mundo. Y junto con los avances en biotecnología e inteligencia artificial, cripto dividirá violentamente al mundo entre los que aprovechan un nuevo marco de referencia mucho más optimizado y los que insisten en seguir pensando y ejecutando igual que siempre.

Juega y gana. Literalmente.

Comparte la idea ↓